sábado, 14 de octubre de 2017

Talleres de Liderazgo Integral.

Grupo La Fe - Pamplona.
Calle 8 N° 4 - 58.
Reuniones todas las noches
7:30 p.m. a 9:00 p.m.

"Volver a lo fundamental".

54 Conferencia de Servicios Generales de AA,
Colombia - 2018.


Reuniones programadas con los
Talleres de Liderazgo Integral:
Domingos 4:00 p.m.

miércoles, 4 de octubre de 2017

4 de Octubre: gracias Dios por un día como hoy.






Carta de un alcohólico anónimo
a un ministro de Dios. ¹

Soy uno de tantos seres humanos agradecido con Dios por poder rehacer mi vida, por poder empezar de nuevo y por pemitirseme cada día superar esta enfermedad del espíritu llamada alcoholismo.

Vengo conducido por el látigo castigador de esta terrible enfermedad. Condición que a muchos que la padecemos nos llevó a dormir en la calle, a hacernos daño en nuestro interior, alimentando la ira y los resentimientos, a perder valores aprendidos en el hogar y en la sociedad, a perder oportunidades, y sobretodo a herir los sentimientos de familiares y amigos.

La copa alcohólica nos privó por mucho tiempo de la libertad y nos convirtió en esclavos no sólo de su insano dominio, sino de nuestra tristeza y dolor, también de nuestros defectos.

La vida se salió de su curso; se pierde la dignidad, el valor y el respeto.

Quien va a creer que con una copa en la mano algunos seres podemos dañar la vida y los sentimientos; pero es así, la enfermedad se manifiesta en la persona y se desarrolla consumiéndolo poco a poco hasta convertirse en una poderosa obsesión y compulsión de locura y muerte, pues tristemente, al igual que otras enfermedades conduce al deterioro y fin de una vida.

El alcohol por muy bien que se vista y en la reunión que esté presente, a algunos nos complicó la manera de vivir, convirtiéndose en juez y verdugo, en libertinaje y carcelero, en minutos de falsa alegría y horas de tormento. Finalmente llega la soledad y el sufrimiento, no sólo por la impotencia de no poder parar de beber, sino por experimentar la incomprensión y el dolor de sentir que todo está perdido, que ya nada se puede hacer; invadidos por muchas formas de temor y de dolor, sin familia, sin amigos, deambulando en las calles solos y mendigando un trago, botados en un hospital o psiquiátrico, no sólo con cicatrices en el cuerpo sino también en el alma.

(Monseñor Rafael Lizcano García).

Entonces viene a mi mente una luz, una idea, ¿Dios?, ¿existes?, ¿me puedes ayudar?, ¿quién eres?, ¿existes para otros?, ¿existirás para mi?, ¿por qué me permitiste llegar al fondo?, ¿por qué me dejaste sólo? Entonces acude el orgullo y la autosuficiencia: “si existieras no me hubieras dejado llegar tan bajo. Me abandonaste. No existes”. Y preso de la confusión y desesperación negué tu existencia. Lo que no sabía es que iba a recibir la lección más importante de la vida: aprender del dolor para llegar a amar y negarme para encontrarte de nuevo; abusé de la libertad y como el hijo pródigo me dejaste partir confiado en que volvería a Ti.

Por un tiempo me perdí, esclavo de mi vida ingobernable; una vida regída por defectos de carácter. Sin embargo, hoy comprendo que no me dejaste sólo y que respetaste mi decisión por muy dolorosa que fuera. Cuando llega la agonía de la soledad, de la falta de poder para vivir bien, de la incomprensión, te presentas Tu a través de otros hombres y mujeres que me hablan de Ti, porque también sufrieron al igual que yo la larga agonía del alcoholismo. Me comparten su experiencia contigo, de cómo los levantaste del fondo. Mi mente nublada de alcoholismo se pregunta ¿el alcohólico rebelde y orgulloso como yo es digno de recibir la misericordia divina? La experiencia de muchos hombres y mujeres en Alcohólicos Anónimos me hacen sentir que si. Yo mismo muchas veces anhelé que te revelaras en un sueño, o escuchar Tu voz o a través de una manifestación especial. Con mi derrota personal entendí en el fondo de mi corazón que te manifiestas en lo cotidiano, en la vida diaria, en las personas. Mis sentidos dormidos no me dejaban ver los regalos que diariamente nos das; tuve que entenderlo al igual que mis compañeros y compañeras en Alcohólicos Anónimos por medio de Tus ministros, aquellos hombres de fe que elegiste para llevar la buena nueva y la esperanza que nos conduce a Ti. A través de Tus sacerdotes comprendí que el alcohólico es digno también de misericordia; con sus vidas me has mostrado que ese amor a Ti lo traducen amando a su prójimo, a sus hermanos, y entre ellos, al hermano que sufre de alcoholismo. Poco a poco te vales de ellos para llegar con un mensaje de vida al corazón de cada uno de los alcohólicos. Con paciencia y una labor perseverante les das el don de escuchar, el don de dar un buen consejo, el don de corregir, el don de sanar las heridas y aliviar el dolor producidos por el alcoholismo, y el don de direccionar una vida hacia Ti.

Por eso hoy como tu hijo en proceso de recuperación en Alcohólicos Anónimos, te doy las gracias por cada uno de Tus sacerdotes. Elevo una plegaria a Ti para que les sigas colmando cada día de bendiciones y los sigas llamando a sanar tantas heridas del alma. Desde sus vidas han revelado el Amor que tienes para nosotros. Gracias Dios por Tus ministros religiosos, a todos y cada uno de ellos, mi sincero abrazo de paz y bien.

Monseñor Rafael, nombre que significa “medicina que viene de Dios”, gracias por compartir con nosotros su vida espiritual, por compartir el Amor de quien nos amó primero, gracias por mostrarnos el camino para seguir el Maestro que da vida. Por ello con alegría cada uno exclamamos ¡Que detalle Señor has tenido conmigo!

He querido decirte estas palabras por medio de esta carta, en verdad muy agradecido por su presencia, disponibilidad y generosidad para con nosotros los Alcohólicos Anónimos. Es agradable saber que tenemos a un gran amigo al lado nuestro, pues Dios así lo dispuso. Dios Todopoderoso le siga colmando de bendiciones a toda su familia, especialmente a tu mamá.

Con espíritu de Gratitud,



f. Hernán R.
Grupo La Fe.
Pamplona, Mayo 7 de 2012.
(Composición original. Copyright ©¹).

lunes, 25 de septiembre de 2017

Los Doce Pasos en otros programas de Recuperación.





Alcohólicos Anónimos no apoya ni combate ninguna causa; no emite conceptos sobre otro tipo de problemas; es una de las soluciones reconocidas para el problema de salud pública como es el alcoholismo. Sin embargo en calidad de cooperación sin afiliación los Doce Pasos de AA han sido adaptados y aplicados a otros tipos de problemas; entre tantas comunidades de Doce Pasos están los Jugadores Anónimos "Grupo Fénix" de la ciudad de Cúcuta del que presentamos una información básica para las personas interesadas:

Grupo Fénix.

Dirección: Avenida 3 N° 17 - 106.
La Playa. Cúcuta.
Reuniones: Martes, Jueves y Sábados
7:00 p.m.
Números de contacto:
311 201 8610 - 317 806 7958 - 304 591 4899

jueves, 21 de septiembre de 2017

Grupo Andes en Pamplona: gracias a Dios celebrando su quinto aniversario.


Sábado 23 de Septiembre de 2017.
7:30 p.m.  a  9:00 p.m.

1. La Familia Después.
2. Intervención compañeros.


Calle 4 N° 7 - 40.
Reuniones:
Lunes, Miércoles y Sábados
7:30 p.m.  a  9:00 p.m.

Iniciado el 22 de Septiembre de 2012.

Pamplona - Área 6 - Región B.
Territorio Norte.